Karina Jelinek y su “yoga sex”

 

La modelo dio detalles sobre su gusto por este arte milenario y sus posiciones favoritas.

 

Lejos de tenerle miedo al ridículo, y con un costado más maduro, Karina revela las consecuencias positivas que tiene el yoga para su cuerpo.

«Estoy encantada con la práctica yoga. Arranque hace poco, recién. Pero te aclaro que no tiene nada que ver con El Arte de Vivir. Hago el yoga tradicional, el milenario, que tiene sus orígenes en la India. Tengo un profe que vivió muchos años allá. Me gusta. Depende de la dureza que le pongas a cada músculo, así lo vas tonificando y hay que respirar», dijo la modelo en una entrevista para la revista Gente.

Además dijo que, además de tratarse de una práctica espiritual, realiza esta actividad por una cuestión física: «Ojo, me siento una persona espiritual, pero en este caso, lo hago más por una cuestión física. También para relajarme, después de un día agitado o de mucho trabajo».

Con respecto a su posición favorita, dijo que «mi posición favorita es la vela. Es buenísima, tiene un montón de beneficios para tu cuerpo. Es la postura invertida sobre los hombros. La verdad, te confieso: me siento genial».

Para finalizar, hizo referencia a su presente, donde lo vive con mayor madurez: «Si me equivoco, ahora no me da miedo el ridículo. Hago chistes, me lo tomo con soda. Antes era diferente. Lloraba por cualquier cosa. Pero me relajé. Y mostré otro síntoma de madurez… Me divierto y me dejo llevar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.