Jue. Oct 6th, 2022

Garbellano: “La causa ya no existe”

 

El caso de las joyas estaría cerrado porque las partes firmaron un acuerdo.

 

Luego de la desaparición de las alhajas propiedad de Armando Benítez, valuadas en 80.000 dólares,  con idas y vueltas a la justicia y pedido de extradición para Moria Casán, el caso parece ir terminando.

Según Luciano Garbellano, ex­-representante de la diva, las partes llegaron a un acuerdo confidencial: «Esto terminó hace un mes cuando mis abogados firmaron un contrato confidencial con los abogados de Benítez (el denunciante)” dijo el empresario en una entrevista radial.

Pero a pesar de haber firmado dicho acuerdo, el joven asistente de Moria no solo quedó imputado sino que también está detenido: «Es indignante lo que hizo la jueza Marchuk.  Lo que le ocurrió a Galo es dentro de un marco de la historia negra de las influencias de favores en estas altas esferas del poder judicial de Paraguay».

El empresario siguió mostrando su indignación por lo sucedido a Galo:  “La promesa era que Galo firmaba un papel y se iba. Ese era el acuerdo. Galo está en el penal porque la jueza tiene entre 5 y 6 días para atenderlo. No podés mandar un chico al penal que es inocente. La causa no existe más. En el código procesal y penal de Paraguay, existe el artículo 25 inciso 10 que dice que si hay un acuerdo entre las partes la causa no existe más».

El asistente de 20 años tenía que ir a declarar al juzgado de San Lorenzo, pero la jueza Dina Marchuk decidió trasladarlo a la cárcel de Tacumbú, donde permanece en un pabellón de argentinos.

Garbellano también tuvo tiempo para acusar al chofer de Moria, que lo había acusado de haber robado las joyas, de drogadicto. Al mismo tiempo, dice estar seguro de que las joyas se las robó un paraguayo.

Sin lugar a dudas, esto ya pasó de ser un circo mediático con la justicia, y ya hace un par de días que un joven homosexual de 20 años está preso y solo en Paraguay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.