El mundo cabe en Alta Gracia

 

Llegó una nueva edición de la fiesta de las colectividades y estamos también ahí!!

El cartel luminoso es grande y se lee bien. “Todo el mundo en Alta Gracia” para que nadie deje de saberlo y es así. O por lo menos eso parece, porque realmente todo el mundo espera y se agolpa desde temprano para ver el comienzo de esta fiesta que cumple su edición número 25.

Desde las 20:30 las calles de Alta Gracia y el Tajamar se visten de fiesta. Y los encargados de llevar a cabo el desfile se visten… De todos colores y formas. Cada uno lleva el atuendo de sus ancestros y de los diferentes países que tuvieron influencia en mayor o menor medida para que se forme la idiosincrasia de Alta Gracia.

La caravana comienza y termina con Argentina pero en el medio van España al son de las castañuelas, País Vasco, Alemania, Armenia, Uruguay, Brasil que marcha sambando, País Vasco, Croacia, el sabor y movimiento de Cuba, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Holanda, Irak, Italia, Polonia, Ucrania, Sociedad Árabe junto con el ritmo y el Cuba, Republica Dominicana y México.

En total son unas 27 delegaciones pero 5 de ellas no presentan stand…

 

Todos los sentidos todos

Esta fiesta que tuvo su cierre de oro en la primera noche, no deja decidir si ir a los artistas a seguir comiendo las cosas que hay. Todos los sentidos se vuelcan en cada carpa del país para ver “si se puede picar algo” ya allí decidir qué país visitar para poder comer. Muchos son tradicionalistas y se van a lo seguro que se llama Argentina, otros miran, huelen y saborean cada una de las cosas.

Como en Holanda que la gente sale diciendo “buenísimo” y toda la demás busca saber de qué se trata. Y de lo que se trata es el Gevland Beef Sandwich, que consta de ternera flambeada con salsa a base de cerveza, extracto de bellota, miel y ciruela. Acompañado de una cerveza rubia ahumada es lo mejor para el primer día de estadía en la tierra de los Jesuitas.

Brasil por su parte tiene mucha gente. Pero más que nada es por los tragos, la música y la onda que tiene ese stand. Todos van y bailan y algún que otro pide feijoada, esa carne de cerdo con frijoles, acompañada de arroz y mandioca.

 

El plato principal

Los Nocheros y Abel Pintos son platos que se sirven calientes. Es que el calor del público se traslada hacia ellos y mejoró todo tipo de show que pensaban dar. Antes, ya en el escenario, las “banderas del mundo” y el Himno por parte de Luis Lima abrían formalmente el escenario junto a unos fuegos que explotaban para alegría del público. Dentro de camarines, Abel Pintos contaba la emoción de cantar “folclore frente a tantos folclores del mundo”.

Ya fuera dio un concierto vibrante y lleno de buena música, como de varios de sus últimos temas de “Reevolución”. “Solo”, “Peregrinos”, ”, “Halleluja”, “No me olvides”,

“Por una gota de tu voz”, “La llave”, “Aventura” y Reevolcuion” fueron algunos de los temas que deleitaron al público, que ya venia con un paladar sensible.

Le siguieron Los Nocheros y su “propio stand de Salta” con “Yo soy tu río”, “Solo pa`bailarla”, “La yapa”, “Vuela una lágrima”, “Balderrama”, “Boquita de luna”, “Fue”, “Tu naturaleza” entre una serie de temas que llegó a casi dos horas.

Fueron el postre de la primer noche. Y la gente, llena de buena música se comenzaba a retirar.

 

Noche de color en Alta Gracia

La segunda noche de la Fiesta de las Colectividades tuvo mucha danza y música. Vicentico fue el plato principal, pero no fue lo único.

 

Bienvenidos a Argentina, hermanos de la humanidad es lo que se escucha de fondo mientras la gente entra al predio y los stands preparan sus platos típicos.

“Los anticuchos son unas brochetas hechas de corazón de vaca hervido y macerado en cerveza negra y condimentados. Al final ni sabes que es corazón ¿ves?” nos dice el encargado del stand de Perú. Mientras nos presenta este plato que sale como pan caliente, barato y demasiado rico.

En Alta Gracia pasa lo que no en otras partes. Cruzamos y ya estamos en Irak para comer una buena empanada árabe, mientras los colores de pañuelos y alfombras nos dejan llevar hasta el Shawarma. Si bien es bastante famoso en los últimos años, al preguntarle al mozo qué lleva, no entendimos nada porque son iraquíes. La señora que cobra nos comenta, “es carne de cordero asado cortada en láminas envueltas en un pan árabe junto con vegetales y otros acompañamientos”. Realmente uno entiende ahí porque es uno de los stands más visitados junto a los musulmanes y Países árabes.

Pero no todo es comida en Alta Gracia y pasadas las 22 la gente va llegando al Escenario, mientras se deja llevar por la carpa de Francia. Allí no solo la Torre Eiffel es lo que llama la atención sino los quesos que se roban miradas y suspiros. Arriba del escenario espera la Colectividad ucraniana que muestra su danza típica y que impresiona por sus trajes y por la forma de bailar. Los hombres en cuclillas en un momento del baile y sus piruetas se llevan los aplausos como también los mexicanos que llenan de alegría la pista.

 

El postre se llama Vicentico

Los que no pueden entrar a comer o a ver los shows prefieren lo local. Eso es un Chori en las afueras que le hace competencia a cualquier comida de cualquier parte del mundo. También apostar por lo local es quedarse a ver La Clave Folc, un grupo de Alta Gracia que participó en Talento Argentino llegando a la final en 2010 y que metió mucha fuerza y mucha juventud mientras la gente ocupaba sus lugares.

La segunda banda fue The Greets. Ellos son cordobeses y en 2008 fueron elegidos la mejor banda tributo a The Beatles de Latinoamérica. El stand de Inglaterra faltaba, pero no la música y de la mejor. En un homenaje a los 4 fantásticos de Liverpool, estos 4 de Córdoba con Twist and Shout, Hey Jude y hasta Satisfaction de The Rolling Stones dejaron a la gente bien arriba para lo que venía.

Vicentico subió al escenario pasada la medianoche. De negro, con remera y saco comenzó a regalara una y cada una de las canciones que ya han sonado en las radios y que se hicieron un eco especial en la gente. “Ya no te quiero”, “Cobarde”, “Viento”, “El pacto”, “Bajando”, “Paisaje” fueron los primeros temas que llegaron a unos diecinueve y con un Vicentico que no habló mucho con el público pero cuando lo hizo fue de la mejor manera.

“Lo mejor de esta noche es que nunca fue y nunca será. Es ahora. Es nuestro momento, juntos. Les queríamos agradecer al espíritu de la música que esta vivo en todos nosotros en este momento y que nos da esta alegría y esta posibilidad de entendernos sin el pensamiento, directamente con el cuerpo y el corazón. Con todo amor le dedicamos a ese espíritu este fragmento de una vieja y bonita canción” dijo antes de cantar un poco de “Comandante Che Guevara” dentro de “Las manos”. Antes habían sonado “Siguiendo”, “Algo contigo”, “Culpable”, “Si me dejan” y luego tocaría “Morir a tu lado”, “Solo un momento” para que a la vuelta “Se despierta”, “Basta”, “Tiburón”, “Vasos vacíos” y “Los caminos” fueran el final a una noche que estuvo repleta de gente que fue a ver a uno de los músicos más importantes de la actualidad y de la historia del país.

Muchos se retiraban. Los que no iban en busca del postre, eran los que ya se habían dado un bocado a lo grande del Ex Fabuloso Cadillac.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.