Mié. Ene 19th, 2022

Educando a Nina: la tira que ganó terreno en debates, críticas y rating

educando_a_nina

La semana pasada Telefe, con una producción de Underground ponía en el prime time una nueva tira protagonizada por Griselda Siciliani. Desde el punto de partida, esta comedia generaba polémica ya que la actriz siendo la mujer de Adrián Suar, apostaba a competir con productos de El Trece, buscando un espacio privilegiado en «la vereda del frente».

De la mano de Sebastián Ortega y Pablo Culell, Siciliani se animó a encarnar dos personajes totalmente diferentes cruzados por dos mundos contradictorios pero que tienen muchas cosas en común. Hermanas separadas al nacer, una millonaria y otra de clase media baja que lucha por sobrevivir económicamente y escalar en la fama del cuarteto.

La ficción marca distintos aspectos sociales que dejan expuestas costumbres y rasgos de la provincia de Córdoba, produciendo en ella grandes repercusiones y fuertes críticas en contra de la tonada «mal lograda» por parte de algunos actores.

Claro, habría que tener en cuenta el género y el verdadero objetivo de la producción del hijo de Palito. Siempre las comedias grotescas buscan exagerar, marcar con intensidad ciertos rasgos representativos de un grupo social, clase o cultura particular.

En este caso la intensión de Culell y compañía fue dejar bien marcados los dialectos, tonadas o colectividades de los cordobeses y la cultura del cuarteto. Sin embargo esto no le habría caído muy bien a algunos artistas locales de esa provincia y usuarios de las redes sociales, expresando que no se logró interpretar bien la tonada.

Habría que ver cómo se desarrolla esta tira que sólo lleva una semana, compuesta por cuatro primeros capítulos. No sólo hay que darle tiempo a los actores para que reciban las críticas y mejoren sus actuaciones, sino además confiar en la incorporación de artistas de Córdoba para representar mejor su cultura.

Lo positivo de todo esto, que el rating que fue aumento día tras día, genera un gran espacio para la comedia en una televisión que necesitaba de una dosis de humor y una historia para compartir en familia. Dudo que la intensión haya sido ofender, sino representar, desde la exageración y el humor, pero representar en fin…

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.