Stravaganza, sin reglas para el amor: una experiencia sublime donde no se extraña el agua

Stravaganza, sin reglas para el amor: una experiencia sublime donde no se extraña el agua

stravaganza

Sin lugar a dudas el nuevo Stravaganza producido por Flavio Mendoza presentaba uno de los grandes desafíos del coreógrafo, ya que no posee la pileta incorporada al escenario como nos tenía acostumbrados desde el inicio de este fenómeno teatral.

Por primera vez, el teatro Luxor no se empapa de agua con las súper coreografías de años anteriores, sino que un fino y delicado relato, nos introduce en una historia de amor que no tiene reglas, o al menos las intenta romper alejándose de todo prejuicio.

Ninguna elección en los protagonistas fue al azar y cada uno de ellos dejan sobre el escenario una brisa de talento muy bien distribuidos en la hora y media que dura el show.

Eleonora Cassano, sin más detalles que dar por su larga trayectoria y reconocimiento mundial, permite al público acercarle su danza clásica mezclada con tango con una excelencia pocas veces vista en temporadas teatrales de Córdoba.

Fernando Dente, el personaje inquieto que quiere escribir la mejor historia de amor pero deberá cruzarse con una musa, Nacha Guevara, que le hará sacar de su interior el relato más real y sentido que jamás haya escrito.

Ambos son los encargados de llevar la narración de un trío que enfrentará las situaciones más dolorosas con el fin de encontrar el verdadero amor. Cantan tangos que hacen suspirar al espectador y sellan su unión con un beso muy bien logrado.

Flavio desmostró una vez más estar en los detalles más mínimos, que sumados dan otro exitoso resultado artístico que lleva una marca registrada que batió record en temporadas y cambió la manera de hacer teatro… Stravaganza.

¡Dejanos tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *